miércoles, 1 de mayo de 2013

IRON MAN 3 (2013): CRÍTICA


Señora y señores...,nos encontramos en la que quizás sea la mejor entrega de la saga, no obstante puede que sea la más extraña, y se preguntarán ¿por qué?

Pues bien, el amigo Downey Jr y el Señor Black, ya se conocían y habían trabajado antes juntos, recordemos aquel fenómeno que resultó ser Kiss Kiss Bang Bang, pues el trabajo de Black, que ya se había afianzado una reputación, se ha encargado de esta entrega, la cual, hay que reconocerlo; la puesta en escena es impecable, visualmente muy impactante y por si fuese poco el tono del film en cuestión es el correcto, un tono oscuro y serio, pero sin perder el sentido del humor.

En esta entrega, que a todos se nos prometía, ver como Iron Man, se enfrentaba a su mayor y más temible enemigo: El Mandarín. Toooodoooooo el muuundoooo dijo: wowwwwwww, al fin el villano definitivo para el colofón de la saga, y creanme cuando les digo que Ben Kingsley es un actorazo como pocos, y su interpretación y presencia, siempre es de agradecer, no obstante aquí jugaron con las espectatívas en exceso de los espectadores ( y por qué no decirlo: los spoileadores). En esta entrega sí aparece el Mandarín, cierto, sí es diferente y más realista; hasta que descubrimos su secreto (el cual no voy a desvelar para la gente que aún no la ha visto y no reventar con spoilers), lo que sí diré es que es un Mandarín de palo, un cebo, un truco ilusorio para mostrarnos lo que hay tras el telón: el villano real de la función; Killian Aldrich, interpretado por un magistral Guy Pearce.

En cuanto a la historia, fusión de varios argumentos y tramas de diversas series de Iron Man, como Extremis, o Las Cinco Pesadillas, e incluso lo que para mi fue lo mejor: la aparición de las diversas armaduras en acción (especialmente el Hulk Buster) pues lo cierto es que lo enlaza todo bastante bien como si fuese parte de un complejo puzzle, quizás se deja notar la falta de Samuel L. Jackson como Nick Fury, e incluso Iron Patriot/Maquina de Guerra que aunque no tiene un gran papel aquí es uno de los elementos clave de la película.

Resultado: 7/10
Para ver sin espectativas, de lo contrario defraudará (sobre todo a los fieles seguidores del personaje) con esto no quiero decir que sea una mala película, lo cierto es que quizás sea la mejor de las entregas, pero podrían haber trabajado más en el Mandarín y menos en Aldrich o en los dos por igual, e incluso haber enlazado mejor la conexión que los une.