sábado, 2 de marzo de 2013

ELEMENTARY (2013)

Pese a lo que muchos puedan creer, decir, pensar o incluso criticar, no es un remake de la británica Sherlock, es una serie totalmente diferente con un Holmes plenamente distinto.




Si bien, guarda algunos parecido y semejanzas, este Holmes, es más neurótico; y casi incluso rozando la esquizofrénia, siendo incluso caótico e impulsivo. (interpretado por un siempre excelente Johnny Lee Miller Trainspotting, Sombras Tenebrosas) y quizás en algunos momentos dramáticos, marcados por un suceso de su pasado. Sin duda alguna, no será lo que muchos esperaban, incluso la acción transcurre en la ciudad de Nueva Yor en vez de en Londres, y no hay un Lestrade, aunque si una figura similar, con la que Holmes tiene casi la misma relación.

También es cierto y mucho se ha hablado de la misoginia de Holmes, (algo, que no termina a mi de convencerme,teniendo en cuenta, al maravilloso personaje de Irene Adler) su adicción a las drogas, o de su supuesta homosexualidad, quizás por ello, los guionistas de Elementary han querido dar una vuelta de tuerca a la serie y sus personajes; para empezar aquí Holmes es un ex-adicto a la cocaína, y Watson es una mujer (Lucy Liu: Payback) que es por así decirlo, la asistente personal de Holmes o más bien su cuidadora, con la que tiene una peculiar relación, en la que poco a poco, no solo se va ganando su confianza si no también su afecto, pese al egocentrismo y la egolatría hedonista de Holmes. He de decir que quizás si bien al principio el personaje de Watson, habiendo cogido a Lucy Liu, no me convencia en absoluto, ahora tras cinco episodios, me parece sencillamente genial, sobre todo por su gran expresividad facial.

Todo ello, perfectamente encajado, para mostrarnos un Holmes atípico y nada convencional, que seguramente, habrá defraudado a los puristas y aficionados al personaje y las historias de Doyle, no obstante, quizás encaje más en esencia a todo aquello que le ha rodeado siempre, e incluso regalarnos, unos momentos de ironía y cinismo, pero siempre con mucho humor, donde podemos ver el lado más humano y vulnerable del personaje.

No diré que sea quizás una de las mejores series del momento, ni que sea una serie para comprar, pero si para seguir episodio tras episodio en la televisión, pues tras un primer episodio más que correcto y entretenido, pero algo flojo, consigue enganchar, y Johnny Lee Miller hace una soberbia reinterpretación del personaje de Doyle, creo que si se le da una oportunidad, pasará de ser un mero entretenimiento, a una serie excelente merecedora de la confianza del respetable.

No hay comentarios: