martes, 31 de enero de 2012

DRIVE 2011

Un conductor (Ryan Gosling: El Diario de Noa, El Joven Hercules) es un actor de especialistas, que a tiempo parcial trabaja como conductor clandestino con un código y conducta moral muy clara, justo a su lado, vive una vecina: Irene  con su hijo (Carey Mulligan: Wall Street el dinero nunca duerme, An Education) por la que siente cierta atracción, uno de sus compañeros de trabajo, Shannon (Bryan Cranston: Breaking Bad, Malcom in the Midlle), quiere que Driver (por llamarle de alguna manera, ya que en ningún momento se menciona su nombre) compita en circuitos, y se hace socio de Bernie (Albert Brooks: La Musa, Weeds) y Nino (Ron Perlman: Hellboy, Hijos de la Anarquía).

Sin embargo las cosas empiezan a complicarse cuando el marido de Irene sale de prisión, unos tios le dan una paliza, y Driver decide ayudarle con los matones que han amenazado su vida y la de su familia. Sin embargo todo sale mal y asesinan al marido de Irene, comenzando una persecución, Driver sale a todo gas con una de los cómplices de los matones, pero sus perseguidores dan con ellos y Driver saca su lado vengativo,casi psicópata. Pero todo indica que los matones que han acabado con la vida del marido de Irene son secuaces de Nino, quien busca el dinero que robó a la mafia, ahora Driver y Shannon son los únicos que le pueden relacionar con el dinero.

Resultado: 7/10

Quizás sea una película un tanto peculiar, fría y sobria, con una atmósfera ciertamente inquietante, y cruce a los personajes protagonistas de Death Proof y Transporter en uno sólo, el oficio de uno con las tendencias homicidas del otro, quizás incluso tenga oculto ante nuestras miradas algún guiño a taxi Driver, o quizás sea el tono ochentero de la película lo que la haga tan peculiar.

Es casi evidente la banda sonora ochentera, que en este caso, forma un elemento primordial en el film, casi como si se tratase de un personaje que no se ve pero está siempre presente, la actuación de Gosling quien desde que dejó el Joven Hercules, ha podido demostrar su talento y potencial, (aunque siempre al margen de Hollywood) en el mercado del cine independiente, es realmente impactante, da a su personaje un tono oscuro, alguien de quien se podría decir que es un tipo cruel pero que tiene buen fondo y que quiere hacer del mundo un lugar mejor.




Conclusión: A pesar de que tras verla mi impresión es que está sobre valorada, ciertamente merece la pena verla, por todo, sus actores, su banda sonora, su estética; su potencia visual..., aunque quizás a ratos  resulte de una carga emocional desgarradora o incluso pueda haber una violencia bastante impactante.


3 comentarios:

Cinemagnific dijo...

Le veo también muchos ecos de "Le Samourai". Gran peli, a mi me gustó mucho.

Iñaki dijo...

La he visto justo hoy y me ha parecido extraordinaria. La comentaré en cine de Febrero porque es una de las más agradables sorpresas en lo (poco) que va de año. Un fabuloso homenaje al cine de acción noir de los ochenta que Michael Mann habría matado por dirigir hace 25 años.

Saludos en paralelo

DOKTOR FREAK dijo...

la has visto hoy?, que curioso, yo la he visto también esta tarde. Las grandes mentes piensan igual.

Cierto, homenaje en toda regla al cine de acción,y una estética visual realmente poderosa.